Política de cookies

Este sitio usa cookies para almacenar información necesaria.
Leer nuestra política
¿Aceptas nuestra política?

PERIODONCIA

GINGIVITIS (Inflamación/sangrado de encías)

Las gingivitis son un grupo de enfermedades que se caracteriza por inflamación de la encía sin que exista destrucción de los tejidos de soporte del diente.

La gran ventaja sobre el siguiente grupo de enfermedades (periodontitis) es su reversibilidad sin dejar secuelas tras su tratamiento.

PERIODONTITIS (Piorrea)

Las periodontitis son un grupo de enfermedades de causa infecciosa que destruyen los tejidos de soporte del diente (periodonto).

En la mayoría de los casos es INDOLORA. Los síntomas más frecuentes son: sangrado de encías, movilidad dental, mal aliento y retracción de encías (exposición de los cuellos dentales).

La causa principal es la placa bacteriana y sarro pero existen muchos factores que agravan la enfermedad (factores de riesgo): tabaco, genética, estrés, diabetes, inmunosupresión, enfermedades cardiovasculares, infecciones pulmonares, trauma oclusal (apretamiento).

Al contrario de la gingivitis, tras su tratamiento quedan secuelas. Entre ellas destaca la pérdida ósea alrededor de los dientes afectados.

RETRACCIÓN DE ENCIAS (Recesión gingival)

Lesión en la que el margen gingival migra apicalmente localizándose por debajo de la unión amelocementaria, dejando una porción de cemento radicular expuesta al medio oral. Es decir, es la ausencia de encía en el cuello del diente.

Existen varias causas pero destacan dos entre todas ellas: cepillado traumático o higiene deficiente.

EXCESO GINGIVAL

Existen muchas causas que pueden producir un agrandamiento gingival. La más frecuente es la inflamación por acúmulo de placa bacteriana y sarro; pero existen otras causas como la utilización de determinados medicamentos (hidantoinas, ciclosporina A y algunos antagonistas del calcio), asociación a ciertas enfermedades o condiciones sistémicas (embarazo, pubertad, déficit de vitamina C, leucemia, enfermedades granulomatosas, etc.), entre más razones.

Hay otra situación en la que existe exceso gingival pero que no se considera un agrandamiento gingival sino una alteración en el desarrollo de los tejidos que rodean al diente. Esta entidad se llama “erupción pasiva alterada” y se caracteriza por dientes cortos y exceso de encía.